Como mejorar tu sitio web: Diseño

Aquí vengo con la tercera parte de esta guía: Hoy veremos la referente al diseño del sitio web. Estos son los enlaces a las partes anteriores de la guía: Como mejorar tu sitio web: Planeación, Construcción.

En este tema no hay reglas irrompibles y nadie tiene la última palabra, aunque hay unas pautas generales que deberían ser seguidas por todo el mundo.

O por casi todo el mundo, pues como lo dice Vincent Flanders, “si estás creando un sitio para una compañía de cine, música, moda o una escuela de arte, está bien que uses técnicas de diseño ‘salvajes y locas’. Se supone que este tipo de diseño no tiene que ser serio ni durar por siempre, es temporal. Pero si estás creando un sitio real para una compañía real, deberás utilizar reglas de diseño no tan emocionantes y sí más responsables y sobrias”.

1. Se coherente: el diseño debe reflejar la personalidad de la persona y permitir que el usuario identifique fácilmente tu función y tu objetivo.
No tendría sentido que si tu tienes una funeraria, tu sitio web sea ultramoderno, tenga dinámicas animaciones en Flash y colores vivos.

2. Se creativo, pero no te enloquezcas: si bien la Web lo permite todo, el diseño no debe sacrificar la facilidad de navegación y de lectura. Cada página de tu sitio web debe ser fácil de utilizar. A menor número de clics, mayor será la probabilidad de consulta de un usuario (esto es aun más importante si tu sitio es una tienda virtual).

3. Sigue las ‘tradiciones’ en diseño: los expertos llevan muchos años estudiando temas como las combinaciones de colores, las de tipos de letra, el uso de fondos y la ubicación de los menús, y hay pautas generales que no deberían romperse a menos que haya un buen motivo.

Al seguir estas bases de diseño, tal vez tu sitio sea ‘menos diferente’ que lo que quisieras, pero a la vez resulta ‘navegable’, porque cualquier persona que llegue por primera vez sabrá cómo desenvolverse en él.

Tal vez te parezca novedoso que los menús vayan en diagonal y no horizontal o verticalmente; quizás te parezca ‘superplay, rechido, de pelos, etc.’ que al entrar a tu sitio suene una canción sin parar, o que la pantalla del navegador se achique al capricho de tu sitio web. Un navegante que llegue por primera vez a un sitio con ‘cosas raras’ es un desertor potencial, por lo que parte del éxito de tu sitio consiste en lograr que cada nuevo visitante ‘se sienta en pocos segundos como en casa’.

4. Diseña el sitio para todos los navegadores: esto se recomendaba cuando Internet Explorer tenía el 95 por ciento del mercado de navegadores, y ahora mucho más, pues Firefox (y otros, como Opera, Safari, Netscape y Mozilla) le han quitado una buena parte del pastel al navegador de Microsoft.

Los sitios diseñados exclusivamente para Explorer puede que no funcionen adecuadamente en Firefox, por ejemplo, y viceversa. Incluso algunos sitios solo ‘sirven’ para Internet Explorer 6.0, por lo que las versiones anteriores del mismo navegador no lo muestran correctamente (en todo caso, lo más importante, por ahora, es que el sitio funcione correctamente en Internet Explorer).

5. Evita utilizar lo último en formatos y tecnologías (salvo si quieres mostrar que usas u ofreces tecnología de punta), pues no todo el mundo tiene computadores con las más recientes versiones del software. Piensa en la generalidad de los visitantes, y no en la élite que tiene los mejores equipos y el software más poderoso.

6. Prioriza la facilidad de uso sobre el impacto gráfico o multimedia: me explico, una animación espectacular en Flash puede impactar a tus visitantes, pero por buena que sea, también puede espantarlos.

Piensa en la clase de público que tendrá tu sitio, y si gran parte de él no tiene conexión de alta velocidad a Internet, contruye un sitio sencillo, sin tantos elementos gráficos o multimedia (fotografías, animaciones, etc.), y que cargue rápido. Utilízalos sólo cuando sea realmente necesario.

7. Usa las nuevas tecnologías, pero házlo bien: las pautas anteriores no quieren decir que tu debas utilizar solo software y formatos antiguos para tu sitio web: utiliza y muestra los avances tecnológicos que requieras, pero házlo siempre y cuando se justifique y no cause problemas a tus visitantes. Por ejemplo, Flash es una poderosa y efectiva herramienta de comunicación, y su problema es que con frecuencia es mal utilizada.

8. No disgustes a tus visitantes: abusar de recursos como las ventanas emergentes (‘pop-ups’), cursores animados y otros efectos es contraproducente, y en lugar de hacer la visita al sitio algo más atractivo, puede aburrir o ahuyentar a su audiencia.

9. Pon a prueba tu sitio: contrata una evaluación de empresas como NetMechanic, que te pueden sugerir mejoras. En la Red encontrarás opciones para tomar este servicio.

O, si lo deseas, tu mismo puedes hacer tu propio estudio: graba en video a una o varias personas que naveguen por su sitio por primera vez, y observa con detalle cómo pasan de una página a otra, dónde se bloquean o incluso dónde se sienten frustradas.

0 Comentarios en “Como mejorar tu sitio web: Diseño”

  • Jose Cebrian

    Buenos consejos… 😉

  • antonio

    A mi me ha gustado tb. Ya veremos como vamos mejorando nuestros sitios cuando nuestra experiencia lo merezca.